Un antes y un después

2020 Opinión Pyme
Por Mario Monrós, Socio Director de TACTIO España

El coronavirus ha transformado nuestro espacio vital. Pasado un tiempo, puede que las cosas vuelvan a ser parecidas a como eran, pero ya nadie va a pensar del mismo modo. En nuestras vidas, todos tendremos un antes y un después de esta crisis. Cambiaremos. Y esto ocurrirá también en las empresas.

Para no pocos, esta crisis ha significado un vuelco completo de escenario y una transformación de las prioridades más elementales. Antes del coronavirus, las prioridades más frecuentes de los empresarios (invito a descargar el informe TACTIOMETRO 2020 disponible en www.tactio.es ) eran crecer, invertir para innovar, ser más eficientes y ser mejores empresas. Después de la crisis, las prioridades para muchos pasarán a ser con toda seguridad las de sobrevivir, asegurar solvencia, lograr liquidez, conservar clientes…

TACTIÓMETRO 2020

 

La ética es un alto valor humano. Pero las empresas, como unidades que interactúan dentro de un mismo sistema, están desprovistas de este valor. El mundo empresarial compite; y cuando se compite, nunca es para perder.

De igual modo que antes del coronavirus unas empresas sobresalían sobre otras, el cambio de escenario ha significado para unos un contratiempo letal y, para otros, puede que una oportunidad. Sí, quienes consigan posicionarse y mostrarse competitivos en el escenario post-COVID19, ganarán.

Para estas empresas, la historia dirá que la crisis significó una ventaja competitiva. Parece poco ético relacionar crisis-coronavirus con oportunidad, pero va a ser así desde la óptica empresarial, con independencia del valor de la ética en las personas. Serán hechos. Serán plenas consecuencias de las decisiones que se hayan tomado por parte de los empresarios.

Sí, quienes consigan posicionarse y mostrarse competitivos en el escenario post-COVID19, ganarán.

Ha habido que cambiar y ajustar estrategias a toda prisa. Muchos no tenían los deberes hechos y el virus les ha cogido sin la vacuna a mano. Quien más, quien menos tiene inversiones realizadas o a medio hacer, que ya no tendrán el mismo sentido y cuya amortización es incierta.

Muchos empresarios no saben qué hacer con su estructura. “Y después del ERTE, ¿qué? ¿Reducimos? ¿Mantenemos?”.

En cualquier caso, todo debe ser cuanto antes, para que una situación de déficit económico sostenido no termine por agotar los recursos existentes.

Dudas, muchas dudas. Pero una certeza: lo que cada cual decida hoy (o haya decidido en las últimas semanas) marcará decididamente el futuro y la viabilidad de su empresa a corto y medio plazo.

Mario Monrós, Socio-director de TACTIO

Toma el control de tu empresa

 

 

 

 

 

 



Dejar un comentario

Todos los campos son obligatorios.