La comunicación interna en las empresas: no hay liderazgo sin comunicación

Sin categoría

Por Raúl López, Gerente del departamento SAP de TACTIO

La gestión de la comunicación interna en las organizaciones surge como respuesta a una necesidad estratégica clave: potenciar el compromiso de los empleados y aumentar la eficiencia del equipo humano, con la mejora en la productividad, resultados, competitividad y posicionamiento que ello supone.

Las empresas ya no se pueden conformar con aplicar únicamente políticas de comunicación externa, mirando hacia afuera en busca de la captación y fidelización de clientes y de la potenciación de su imagen ante la sociedad. Para obtener estos propósitos, también deben trabajar la comunicación hacia el equipo humano que las compone. Y es que la reputación de una compañía empieza por lo que transmiten sus propios empleados, siendo éstos los mejores embajadores a la hora de reforzar las campañas de comunicación externa.

Además, del capital humano emanan dos habilidades importantes que permiten diferenciarse de la competencia y ganar en competitividad: la creatividad y el talento. A pesar de los avances tecnológicos, el capital humano continúa siendo un valor que cotiza al alza.

De ahí que, cada vez más, las empresas busquen incentivar la motivación y el sentido de pertenencia a través de la comunicación interna y, para ello, es necesario fomentar el diálogo y la participación en el conjunto de la organización. Se trata de conectar, desde la dirección, con las emociones y las motivaciones de cada empleado; aquello que le mueve. Además, si queremos que la comunicación ininterna sea efectiva debe terminar traduciéndose en hechos.

Compromiso y comunicación

En el seno de cualquier organización, independientemente de que se trate de una pyme o de una gran corporación, los empleados ya se comunican e interactúan mediante canales informales. Si realmente queremos conectar con las emociones de nuestro equipo estableciendo un diálogo, hemos de ser capaces de hablar su mismo lenguaje a través de los canales en que se mueven, como puedan ser las redes sociales, por citar un ejemplo.

La comunicación interna refuerza el liderazgo de los directivos, al permitirles influir en sus equipos gracias a que saben cómo conectar con ellos, fomentando de este modo un sentimiento de pertenencia y orgullo. Las empresas que buscan ese compromiso en sus colaboradores deben desarrollar un plan de comunicación interna coherente con su misión, visión y valores y acorde con la estrategia de comunicación externa.

El plan de comunicación interna debe responder a los objetivos estratégicos de la empresa, siendo imprescindible la implicación de la dirección

Llegados a este punto, ¿es el departamento de Recursos Humanos el que debería liderar la comunicación interna en la empresa? O quizás, si hablamos de coherencia entre la
comunicación externa y la interna, ¿no debería ser el departamento de Comunicación?

Con independencia de quién lo lidere, lo que está claro es que debe responder a los objetivos estratégicos de la empresa, siendo imprescindible una estrecha colaboración
entre ambos departamentos y la implicación de la dirección de la compañía.

Beneficios que aporta un plan de comunicación interna

Entre los principales beneficios, podemos destacar:

  • Facilita que la empresa alcance los objetivos marcados.
  • Ayuda a difundir la política y los valores de la organización.
  • Ayuda a optimizar los procedimientos internos y a lograr una respuesta más rápida ante los cambios, al dar solución a las necesidades propias de la empresa.
  • Mantiene a los colaboradores informados sobre las iniciativas y cambios que están sucediendo en la empresa, sin que éstos se enteren a posteriori o por sorpresa. Por lo tanto, ayuda a reducir la incertidumbre y a prevenir los rumores que a menudo se difunden en las organizaciones.
  • Contribuye a aumentar la satisfacción, grado de compromiso e implicación de los empleados con la dirección. Por ello, mejora la eficacia.
  • La transparencia acerca de aquello que sucede en la empresa ayuda a que los colaboradores se sientan más involucrados en su trabajo diario y aumenta su motivación personal.
  • Promueve la confianza y las buenas relaciones entre los trabajadores, evitando actitudes egoístas o egocéntricas.
  • Mejora la comunicación entre los departamentos, las diferentes delegaciones y los colaboradores.
  • Favorece el sentido de pertenencia a la empresa y la mejora del clima laboral.
  • Promueve la retención y la captación de talento.

 

En definitiva, tiene un impacto en la gestión diaria y en los resultados, ayudando a lograr las metas establecidas, ya que transmite claridad en la política empresarial y en los mcambios que se van sucediendo a lo largo del tiempo.

Implantar un plan de comunicación interna es una oportunidad, pero conviene hacerlo con una sistemática de procedimientos y de canales de comunicación, que permitan informar y compartir de forma adecuada lo que ocurre a la vez que se promueve la participación, implicación, motivación, grado de compromiso y sentido de pertenencia de los empleados.

Todo ello comporta un impacto directo de mejora en la gestión diaria, en los resultados y en la imagen
de la empresa. Hay publicaciones que hablan incluso del impacto que puede suponer para el negocio una excelente implantación de la comunicación interna, con aumentos de hasta un 40% en la satisfacción del cliente, mejoras de la productividad de entre un 20% y un 25% y un nivel de compromiso interno que puede llegar a multiplicarse hasta por cuatro

Toma el control de tu empresa

 



Dejar un comentario

Todos los campos son obligatorios.