Imtex, lista para dar el salto a Portugal

Entrevistas

Gracias a la iniciativa de dos hermanos, Francisco y Pedro Fernández García, hace 20 años nació Imtex, una empresa enclavada en Villanueva de la Serena (Badajoz) y dedicada a la realización de trabajos de impermeabilización. Imtex está hoy explotando nuevos nichos de mercado y su objetivo a corto-medio plazo es expandir su negocio hacia Portugal.

“La empresa familiar pasó aquí a la historia”. Así de tajante se muestra Francisco Fernández García que, junto con su hermano Pedro, lleva las riendas de Imtex (Impermeabilizaciones y Montajes Extremeños SL), enclavada en una coqueta nave del polígono industrial Cagancha del municipio pacense de Villanueva de la Serena, desde donde opera para toda España y Portugal.

Precisamente, a finales del presente año se cumplirán dos dé- cadas desde que decidieran dar el paso de emprender juntos su propio negocio. En este caso, fue Francisco el que estuvo trabajando varios años en el departamento técnico comercial de una empresa que se dedicaba a impermeabilizaciones y aislamientos. Una experiencia que le sirvió para especializarse y conocer de primera mano la realidad del sector. Sin embargo, conocedor de la gran demanda que existía en el mercado en aquel entonces de trabajos de impermeabilización, decidió proponer a su hermano la puesta en marcha de Imtex.

Imtex ha incorporado un nuevo técnico a su plantilla, al tiempo que ha designado jefes de grupo y un jefe de personal
Imtex ha incorporado un nuevo técnico a su plantilla, al tiempo que ha designado jefes de grupo y un jefe de personal

Por tanto, la empresa nació con fuertes lazos familiares, si bien con el tiempo la dimensión de Imtex ha cambiado por completo gracias al tesón, las ganas de avanzar, de reciclarse y de seguir creciendo de estos dos hermanos. No en vano, en la actualidad cuentan con una plantilla que fluctúa entre los 25 y 30 trabajadores, en función de las necesidades.

Imtex opera en el sector de la construcción realizando trabajos de impermeabilización, y sobre todo lleva a cabo la reparación y refuerzo de estructuras, conservación de todo tipo de hormigones, mantenimiento de edificios, ejecución de suelos industriales y pavimentos especiales (hospitales, laboratorios, alimentarios), instalación de juntas de dilatación en tableros de viaductos y revestimiento de cubetos y depósitos, entre otros. Todo ello, utilizando siempre las más modernas técnicas y los compuestos químicos más avanzados. En definitiva, como precisa Pedro, se trata de “llevar al entorno de la construcción la aplicación de productos químicos”.

Trabajos heterogéneos

El amplio abanico de trabajos que realizan les ha llevado a prestar sus servicios y a dejar su huella en instalaciones y dependencias muy diversas. Así, en el apartado de obra civil, han estado reparando las cubiertas de los aeropuertos de Málaga, Sevilla o Bilbao y de las instalaciones de la Compañía Española de Tabaco en Rama, S.A. (CETARSA), en Talayuela (Cáceres).

Al tiempo, también han trabajado en varios tramos del AVE en Extremadura, en la refinería de petróleo de Cepsa en Algeciras, en las centrales nucleares de Almaraz y Trillo y han realizado trabajos de impermeabilización en presas –como las de Orellana y La Serena–, canales y acequias. De éstas, por emblemática y por la dificultad que les entrañó, se quedan con la actuación llevada a cabo en la central nuclear de Almaraz. “Surgieron todas las dificultades del mundo y tuvimos que concienciar psicológicamente al personal. No en vano, fuimos a trabajar a una central nuclear, con todo lo que eso conlleva. Esa obra no la hace cualquiera”.

Por otra parte, en el apartado de edificación, también se sienten mucho orgullosos de la obra que están ejecutando en la actualidad en Madrid para uno de sus principales clientes, la cadena de supermercados Mercadona. Se trata de una actuación de gran envergadura en la que, como apunta Francisco, “estamos tocando todos los palos”. En concreto, se está procediendo a cambiar el uso de un edificio y allí esta empresa extremeña está efectuando la impermeabilización, reparación estructural, refuerzos con fibra de carbono, inyecciones de resina y pavimentos, entre otros.

“Gracias a la intervención de Tactio hemos logrado cambiar nuestra dinámica de trabajo”

Apuesta por la calidad

Un aspecto que tienen claro los administradores de Imtex es su apuesta por la calidad, la innovación y el personal cualificado. Con estas características pretenden distinguirse de la competencia. De hecho, cuentan con las normas de control de calidad y gestión medioambiental ISO 9001 e ISO 14.001, al tiempo que su personal está homologado por una compañía externa, que se encarga de certificar que los trabajadores están capacitados para desempeñar determinadas labores.

Todo ello, sin olvidar su apuesta por la innovación en productos, sistemas y aplicaciones. De hecho, como reconoce Pedro, en alguna ocasión Imtex “ha servido de auténtico conejillo de indias para todo el país, tanto a la hora de probar productos, como máquinas de nuestros fabricantes”. La relación con este tipo de proveedor es recíproca, ya que los trabajadores de Imtex son habituales de la formación que imparte: “una manera de reciclarnos y seguir innovando”.

“Los Administradores de Imtex tienen clara la apuesta por la calidad, la innovación y el personal cualificado, para diferenciarse de la competencia”

El progreso ha llevado a Imtex a no tambalearse. Hay que tener en cuenta que, si hay un sector al que la crisis ha azotado con virulencia, ese ha sido al de la construcción. Pese a todo, Francisco apunta que en su empresa no la han notado en exceso, al ser capaces de encontrar otros nichos de mercado. “Lo bueno que hicimos fue retirarnos a tiempo de la edificación. Por el contrario, ahora nos volcamos más en obra civil e industria, con actuaciones de mantenimiento y conservación, que nos han servido para adaptarnos mejor a las necesidades que demanda el mercado, descubriendo además otros nichos que también son importantes para nosotros”.

Lo cierto es que esta filosofía de trabajo les ha llevado a avanzar, aunque su camino no ha sido fácil y exento de dificultades, ya que Imtex tuvo que superar un incendio que arrasó con sus instalaciones. “Sin duda, aquello fue un mal trago. La demanda en el sector por entonces era importante y frenó la marcha que llevábamos. Sin embargo, eso también nos sirvió para disponer de más fuerza e impulso, para aprender y para empujar hasta dónde estamos hoy”, reconoce Francisco.

Y todo ello, conviviendo con la competencia en la que, como señalan, hay de todo. “Hoy en día hay competencia leal y auténticamente temeraria, que presenta presupuestos con bajas de hasta un 45 por ciento con las que es imposible aspirar a obras y con las que es muy probable que alguien se quede luego sin cobrar por esos precios”.

Intervención de Tactio

Pese a la buena marcha de la empresa, tanto Francisco como Pedro reconocen que había aspectos que se les escapaban, de ahí que consideren vital la intervención llevada a cabo por Tactio. “Nos dimos cuenta que la empresa estaba tomando cierto volumen y, a raíz de la visita del delegado de Tactio que nos abrió un poco la mente, también nos dimos cuenta que no estábamos haciendo algunas cosas bien. Fallábamos en el control de obras, en el seguimiento de la administración, supervisión del personal, en los costos y beneficios de obras… En definitiva, se nos escapaban muchas cosas que no éramos capaces de abarcar”.

Ahí es donde entró en juego Tactio, que desarrolló una intervención breve y muy concreta. Al tratarse de montajes y trabajos realizados fuera de las instalaciones de la empresa, la principal preocupación de los administradores de Imtex era disponer de un sistema de control que permitiera monitorizar la evolución de las obras en curso, tanto desde un punto de vista de gestión económica como de avance de los trabajos. Además, se facilitaron medios para mejorar la organización general de la empresa, se dotó a los propietarios de herramientas de control de gestión y se profundizó en el desarrollo de sus habilidades directivas.

La actuación –que se encuentra en período de seguimiento y asistencia por parte de Tactio– ha llevado “a cambiar la dinámica de trabajo”, como reconoce Francisco, y ha aportado resultados positivos desde el primer día. En este sentido, se han nombrado jefes de equipo, un jefe de personal y se ha incorporado un nuevo técnico. En definitiva, como precisa Pedro, “hemos reforzado el control en diversos aspectos, aunque quedan cosas por pulir”. Entre éstas, por ejemplo, destaca la idea de tratar de concienciar al personal para avanzar a un trabajo cada vez más profesional, puesto que este es un aspecto esencial que el mercado está demandando.

Planes de futuro

Gracias a Tactio, esta empresa extremeña está en disposición de seguir creciendo. Y en el punto de mira está Portugal, donde lleva realizado trabajos puntuales desde hace dos años y donde pretende intensificar su presencia. “Portugal es un mercado ahora muy apetecible, y más teniendo en cuenta que uno de nuestros principales clientes ha anunciado su intención de expandirse hacia allí a partir del año 2017”.

En este desembarco al país luso, Imtex tendrá a su favor su cercanía, algo que, según Francisco, no les beneficia de cara llegar a otros puntos de España. “Nuestra ubicación geográfica en Villanueva de la Serena, en la provincia de Badajoz, alejada de muchos sitios, hace que nos cueste introducirnos en una parte del mercado nacional. Sobre todo de Madrid hacía hacia el norte, pero también hacia el este, por el Levante y Cataluña, donde apenas hemos trabajado”. La compañía suele operar por toda Extremadura, zona centro, Castilla-León y Andalucía.

Hace un par de años, Imtex recibió un premio a la mejor empresa en su localidad natal, en la Gala del Autónomo y la Empresa Villanovense. Un reconocimiento y una recompensa que les llena de orgullo, ya que durante un tiempo no se sintieron lo suficientemente valorados en su tierra. “Mucha gente se pensaba que nuestras instalaciones eran un almacén de pinturas, y quizás este premio sirvió para que nuestros conciudadanos fueran conscientes de la dimensión nacional que tiene nuestra empresa”, puntualiza Pedro.

Asimismo, de cara al futuro, el objetivo de Imtex es no ejecutar trabajos como subcontrata. De hecho, ya han sido varias las obras públicas a las que han concurrido licitando directamente e incluso están ejecutando en la actualidad algunas actuaciones para la Junta de Extremadura. Para ello, cuentan con la clasificación pertinente, con la idea de “seguir progresando y de dar el salto definitivo en nuestro sector”. Desde luego, ganas y ambición les sobra a los hermanos Fernández García.



Dejar un comentario

Todos los campos son obligatorios.