El nivel de formación del CEO en la Empresa Familiar

Empresa Familiar Gestión Pyme Sin categoría

La formación en las empresas familiares ha sido uno de los grandes retos a los que tradicionalmente han tenido que enfrentarse las pequeñas y medianas empresas de esta naturaleza.

Los miembros de las familias empresarias con vocación de continuidad y liderazgo deben invertir en formación de calidad, que no es más que aquella que ayuda a una Pyme a:

  • Desarrollar pensamiento estratégico
  • Anticipar tendencias futuras
  • Conocer las técnicas de gestión de negocio y familia más adecuadas para superar momentos complejos
  • Tomar mejores decisiones en tiempos de incertidumbre
  • Potenciar capacidades para liderar equipos de alto rendimiento
  • Ampliar su visión y comprensión del entorno para impulsar nuevas oportunidades que aseguren un crecimiento sostenido del negocio

Profesionalizar la empresa en la era digital

Las exigencias que impone un entorno cada vez más competitivo demandan un cambio hacia la profesionalización de la empresa. En el caso de las empresas familiares, esto implica un cambio sustancial en la mentalidad de los miembros de la familia empresaria hacia una visión más “empresarial” que “familiar”.

El objetivo debe ser convertir el negocio inicial con el que el fundador empezó en una empresa familiar que esté dirigida por los mejores profesionales, independientemente de que pertenezcan o no al núcleo familiar.

El proceso de globalización se ha acelerado con la creciente transformación digital, que reduce las barreras geográficas en cuanto al acceso a mercados y a las economías emergentes.

A su vez, la globalización facilita la libertad de movimiento de información y de servicios, convirtiendo al capital humano en uno de los principales factores de competitividad de todo tipo de empresas.

La cualificación de los trabajadores y de los mandos directivos requiere, por tanto, un análisis especial con el fin de realizar el seguimiento del comportamiento de las empresas ante los cambios culturales y tecnológicos que se están produciendo.

La reticencia que tradicionalmente han tenido las empresas familiares para profesionalizar el negocio se puede explicar por los “miedos” que los directivos familiares mantienen a la incorporación de profesionales que hipotéticamente pueden llegar o bien a hacer sombra a los gestores de la familia con su trayectoria profesional o bien a disminuir el control del grupo familiar.

No obstante, no se debe perder de vista que aunque cada vez es más necesaria la profesionalización de las empresas familiares, no deben perderse la cultura y los valores ya que son uno de los elementos clave del éxito de este tipo de compañías.

 

Grado de formación empresarial del CEO

Según el estudio «Factores de Competitividad y Análisis Financiero» publicado por el Instituto de Empresa Familiar, en las empresas familiares existen diferencias significativas atendiendo al grado de formación del CEO o director ejecutivo.

A continuación, analizamos las principales conclusiones que se extraen de este estudio:

  • A medida que aumenta la antigüedad del CEO en el cargo, es más frecuente que su nivel educativo disminuya. En otras palabras, a mayor antigüedad, se encuentran directivos con menor grado de formación.
  • Los CEO más jóvenes tienen un nivel educativo superior.
  • La presencia de CEO con menor grado de formación (no universitaria) es más frecuente cuando el porcentaje de propiedad está en manos de la primera y segunda generación según este mismo estudio.
  • Las empresas gestionadas por CEO universitarios poseen con más frecuencia órganos de gobierno como consejo de administración, equipo directivo o junta de accionistas.
  • El ámbito de actividad en el que opera la empresa también mantiene una relación significativa con el nivel educativo del CEO y la forma de gestionar el negocio. Si eel CEO carece de formación universitaria, es más frecuente que su ámbito de actuación se reduzca a contextos geográficos más próximos, facturando mayoritariamente a nivel regional.
  • Por el contrario, cuando el CEO posee mayor formación, fundamentalmente de perfil económico-empresarial, su ámbito de actuación se amplía siendo entonces más frecuente que la empresa facture a nivel internacional.
  • La formación del CEO está relacionada con la existencia de un plan estratégico formal, siendo este más frecuente cuando el CEO tiene estudios universitarios de cualquier tipo.
  • Los objetivos estratégicos perseguidos por la empresa también varían en función del grado de formación. Si el CEO carece de formación universitaria, se enfoca principalmente en mantener viva la empresa, así como en la búsqueda de oportunidades para los familiares. Esta búsqueda de oportunidades para los miembros de la familia como principal objetivo es relevante puesto que puede complicar la gestión de este tipo de empresas en el futuro. Esto es así puesto que, a medida que se incrementa la familia, pueden derivarse serios conflictos si se pretende que todos los miembros de las sucesivas generaciones –con formación o no– participen directamente en la gestión de la compañía.
  • En cambio, si el CEO posee formación universitaria, es estadísticamente más frecuente que los principales objetivos estratégicos perseguidos sean aumentar la dimensión de la compañía, así como su valor en el mercado.
  • La existencia de acuerdos anuales para la valoración de las acciones empresariales es estadísticamente más frecuente en empresas gestionadas por CEO con formación universitaria.

Formación del CEO y relevo generacional

El grado de formación del CEO es un factor tan relevante dentro de una empresa que también influye en otros procesos internos como es el proceso de sucesión. Y es que la existencia de un protocolo familiar está claramente relacionada con la preparación del CEO de la empresa familiar.

Generalmente, a medida que aumenta el nivel de formación del CEO y existe un plan estratégico formal, es más frecuente que las empresas familiares posean un protocolo serio para organizar el relevo generacional.

Por su parte, las empresas familiares con CEOs más formados también suelen ser las que cuentan con sucesores mejores preparados, que tienen formación universitaria o que han potenciado sus conocimientos en centros de negocios.

No obstante, que un CEO cuente con una elevada preparación no siempre garantiza la buena gestión de un proceso de sucesión. Por este motivo, dependiendo de la empresa es recomendable que éstas soliciten ayuda externa para poder superar este tipo de procesos con éxito.

Más información sobre Relevo Generacional



Dejar un comentario

Todos los campos son obligatorios.