Entrevista a Luis Pardo, CEO de Sage Iberia

Sin categoría

Por Xavi Díaz Gestor de Contenidos de TACTIO

Luis Pardo Céspedes es experto en liderazgo y nuevas tecnologías. Vive a caballo entre Madrid y Barcelona y ha ocupado puestos de responsabilidad en diferentes compañías multinacionales. Después de una larga trayectoria en Sage, desde 2014 es CEO y Vicepresidente ejecutivo de Sage Iberia.

Además de Business Angel y Advisor en varias empresas y ‘startups’, es miembro del consejo de acción empresarial de CEOE y del consejo asesor de Foment del Treball, consejero del governance council de la British Chamber of Commerce in Spain y presidente del International Madrid Business Club, entre otras organizaciones. Autor del libro “El abc del autónomo”, Luis Pardo ha sido galardonado con importantes premios, como el de CEO del año otorgado por el diario La Razón en 2017 o la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, de la Asociación Europea de Economía y Competitividad, recibido en 2018.

Sage desarrolla e implementa soluciones digitales en pequeñas y medianas empresas. ¿Cuál es el grado de digitalización de las pymes españolas respecto a sus homólogas europeas?

El 99% del tejido empresarial español está informatizado, pero eso no significa que esté digitalizado. La digitalización tiene que ver con los procesos de transformación y la profesionalización de los modelos de negocio. Por otro lado, en España se invierte el 1% del PIB en I+D+i, mientras que en Europa se alcanza el 2,5%; por lo tanto, en este sentido, tenemos una asignatura pendiente. Otra diferencia respecto a las empresas homólogas europeas es la velocidad de implantación de estos cambios. Es necesario que nuestros empresarios aceleren ese proceso para que abracen la digitalización y la vean como una inversión y no como un gasto.

 

el empresario necesita estar acompañado para minimizar los riesgos y tener otra perspectiva del mercado

 

Según la Radiografía de la Pyme 2018 elaborada por su empresa, lo que más preocupa a estas compañías es la captación de clientes. ¿Nos falta cultura de ventas en España o nos falta organización profesionalización?

La preocupación no es sólo captar más clientes sino cómo y de qué manera se captan. Intentamos trasladar el conocimiento a las empresas y pymes, para que conozcan la fuerza que las nuevas tecnologías les pueden aportar a la hora de captar esos clientes y, sobre todo, qué modelo de relación pueden tener con ellos y cómo retenerlos. En este sentido, la tecnología es un medio que da mayor valor a las pymes, porque podemos ampliar nuestra cartera de clientes a través de las TIC, con las redes sociales o automatizando los procesos.

¿Cree que el empresario de una pyme española puede apostar por la innovación de la misma manera que lo hace una empresa de gran tamaño?

Hay muchos ejemplos de micropymes que han batido a grandes empresas en muchos aspectos. Hoy en día podemos ver compañías que eran ‘startups’ y que se han convertido en grandes competidoras de la banca y de las multinacionales. Obviamente, las pymes no disponen de los recursos de las grandes empresas, pero tienen una ventaja: la agilidad, un factor de competitividad para ellas. En una gran compañía, donde hay mucha dispersión geográfica o multiescalabilidad de producto, a veces se diluyen las prioridades. Precisamente en las pymes, la agilidad para tomar decisiones rápidamente les otorga una fuerza que permite competir con las
grandes empresas.

Usted es el responsable de una empresa con más de 1.500 personas en España y Portugal. De puertas adentro, ¿qué es lo que más le preocupa?

Más que preocupar, lo que me ocupa todos los días es la C y la T. La C son los clientes y la T es nuestro talento. El tercer vértice del triángulo es la innovación. Hay que invertir en la formación de nuestros clientes y de nuestro talento, así como en la tecnología para que los empleados puedan realizar sus procesos de una forma más productiva y tengan más tiempo para la conciliación laboral y familiar. En definitiva, todo ello revierte finalmente en la sociedad. Seguimos nuestra fórmula del 2 +2 + 2. Donamos el 2% de nuestro ‘cash flow’ y el 2% del tiempo de nuestros empleados a actividades solidarias y cada año otorgamos dos licencias gratuitas, con su servicio incluido, a ONGs.

Uno de los desafíos del 2018 para las pequeñas y medianas empresas ha sido la adecuación al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). ¿Cómo cree que afecta la ciberseguridad y la gestión de los datos personales en el día a día de la empresa?

Sólo el 10% de las pymes están preparadas y adaptadas al nuevo reglamento RGPD. Ahora se presenta una gran oportunidad para poner orden en la empresa respecto a quién, cómo y de qué manera tratamos los datos. Debemos clasificar esos datos personales según su nivel de criticidad y establecer dónde los debemos almacenar. Todo ello proporciona seguridad y tranquilidad para hacer negocios y ofrece una mayor confianza a los clientes de la compañía. A partir de la implantación de esta normativa, es imprescindible estandarizar los procesos relacionados con los datos para darnos cuenta de los agujeros que se habían creado y que devienen en un riesgo de ciberseguridad.

los empresarios y los profesionales de las pymes son los héroes que empujan nuestra economía

¿Qué temas ha dejado en el tintero la última revisión de la Ley de Autónomos, acometida este año?

Las pymes representan más del 66% de toda la fuerza laboral y el 62% del PIB español y necesitan más implicación por parte de los gobiernos, porque esos empresarios pymes son los héroes que empujan nuestra economía. En la nueva norma se recogen aspectos que han respondido a una demanda real. Sin embargo, la ley está evolucionando y debe seguir reformándose para ganar vigor. Yo eliminaría todas las cuotas e implantaría un tipo de impuesto basado en los ingresos. Además, como ya argumentaba en mi libro, sería útil una ventanilla única online donde poder gestionar cualquier trámite.

¿Cuáles son, a su juicio, las asignaturas pendientes del empresariado español para afrontar los retos del futuro?

La primera de ellas es la digitalización. De hecho, las empresas que más han capeado la crisis y que más crecen son las que están apostando en mayor medida por la digitalización. Además, no podemosolvidar que dos tercios de la fuerza laboral, en el año 2025, pertenecerá a las generaciones millennial y Z, que compran de una manera diferente.

El segundo reto es el talento, dado que el 67% de las pymes afirma, en la Radiografía de la pyme 2018, que no cuentan con el talento necesario que les ayude a esa transformación. Al mismo tiempo, debemos empoderar a nuestros empleados para tomar decisiones en tiempo real.

El tercer reto es crecer. Nos falta ganar tamaño en las empresas, porque el crecimiento siempre comporta más oportunidades que riesgos. La profesionalización de la gestión permite abordar el crecimiento con éxito.

Para llevar a cabo esos retos, ¿considera necesario apoyarse en profesionales externos en la gestión empresarial? ¿Qué piensa de la consultoría estratégica?

Debemos apoyarnos en otros profesionales que van a nutrir nuestra oferta de valor, bien sea para crecer o bien para externalizar servicios. El empresario necesita estar acompañado para minimizar los riesgos y tener otra perspectiva del mercado, de los competidores y de los clientes. Lo más importante no es decidir si debes acudir a una consultoría, sino quién es la consultora adecuada para tu empresa.

 

Toma el control de tu empresa



Dejar un comentario

Todos los campos son obligatorios.