Jerónimo Cortés, el delegado perseverante

TACTIO EN PERSONA

Jerónimo es uno de los delegados más veteranos de TACTIO y como buen representante del carácter de su tierra manchega es, sobre todo, una persona sencilla, honesta y comprometida con su trabajo.

Tu trayectoria profesional está estrechamente relacionada con el sector del turismo, ¿qué fue lo que te trajo hasta TACTIO?

Mi experiencia en turismo gestionado equipos me enseñó   a tratar a la gente en función de sus múltiples necesidades, objetivos personales, motivación en el trabajo o falta de ella, algo muy importante para mí en el ámbito laboral y en todas las relaciones sociales  es intentar que cada individuo se sienta especial, todos tenemos alguna cualidad especialmente buena y siempre he creído que es bueno que te lo reconozcan y valoren, ese tipo de motivaciones en la mayoría de los casos hacen que una empresa funcione.

Mi antiguo trabajo en turismo generaba en los clientes ilusión, ilusión por conocer, disfrutar, en fin, todo lo que trae aparejado un viaje. Mi trabajo en TACTIO es muy similar, el empresario consume consultoría porque tiene ilusión, ilusión por hacer crecer su empresa, por posicionar su negocio, por generar puestos de trabajo… ILUSIÓN.

Y nosotros les ayudamos a que sus ilusiones se materialicen. Si lo piensas bien las dos actividades están estrechamente relacionadas.

Siempre me había sentido atraído por este tipo de actividad, me llamaba poderosamente la atención el tema de la consultoría, pero nunca llegué a profundizar en ello. Casualmente el destino me puso TACTIO delante y con mil dudas me introduje en ese mundo que tantas veces imaginé. Al principio me lo tomé como un verdadero máster y tengo que admitir que verdaderamente lo ha sido y lo sigue siendo, el aprendizaje es diario y es difícil encontrar un trabajo donde eso suceda, lo normal es después de un tiempo en un empleo acomodarse y relajarse, aquí es imposible y es lo mejor que me puede pasar debido a mi carácter inquieto.

 

Qué aspectos de la empresa crees que son los que están más desarrollados? ¿Y qué puntos se pueden mejorar?

La empresa tiene una estructura que deja muy pocas fisuras, pero creo que deberíamos incidir en el carácter de cada zona en la que trabajamos, la idiosincrasia de cada lugar es importante, en mi opinión deberíamos flexibilizar ciertos aspectos que sabemos que no son comunes en todo el territorio nacional, son cosas sencillas que ayudarían mucho a los delegados y posteriormente a los analistas.

Por ejemplo… Los manchegos trabajamos la ironía de una manera muy peculiar que es difícil que en otras zonas puedan entender, es más le puede llegar a molestar. Con esto quiero decir que los que mejor entienden a un empresario de cada zona son los de su zona.

 

¿Cómo es tu día a día en la empresa?

Todos los días son distintos, pero todos los días salgo a comerme el mundo, nunca he tenido la sensación de caer en la desilusión, claro que he tenido bajones, pero las horas de descanso intento recargar la alarma de mi cerebro y a por todas. Me gusta tratar cada reunión como si fuera la primera.

 

¿Qué opinas del Proyecto de Valores de TACTIO?

Muchas empresas se jactan de que tienen un departamento que se ocupa de los valores, pero mi pregunta es… ¿Lo utilizan? TACTIO, sí que puede decir en voz alta que lo tiene, pero no sólo lo tiene además lo utiliza.

Es algo que yo como trabajador de la empresa agradezco. Es complicado que todos los miembros de una empresa estén satisfechos con todo, pero cuanto más contento esté el trabajador en su puesto todos los esfuerzos se minimizan, todo fluye mejor y el resultado es más calidad, más beneficios y menos problemas para la empresa. De este modo todos ganamos.

 

Eres uno de los delegados más veteranos de la empresa. ¿Qué has aprendido en los últimos años que te ayuda a seguir cerrando AA?

Lo he dicho antes, creo que cada zona tiene su propia idiosincrasia, he aprendido a leer los escenarios y a adaptar en ocasiones el método a la forma de pensar del empresario y en otras ocasiones a adaptar la forma de pensar del empresario al método que utilizamos. No es fácil, pero mi zona es limitada en cuanto a empresas, no porque no sean susceptibles de beneficiarse de nuestros servicios, sino por lo poco industrializada que está y sabiendo lo que tengo me agarro cada vez más a seguir con todas mis fuerzas a ILUSIONAR y a sentirme satisfecho por seguir generando negocio.

 

En tiempos de crisis como los que estamos viviendo… ¿qué es lo que más valoras de una organización?

Concretamente de TACTIO que es la organización que he conocido en tiempos tan inéditos.

Indudablemente el trato recibido, la tranquilidad que nos ha transmitido la empresa desde los primeros días de esta situación, mi percepción siempre ha sido de querer continuar contando con todos, trasladar desde el principio esa sensación en momentos tan críticos, con tantas informaciones contradictorias, ha sido fundamental. Creo que los dos socios leyeron muy bien el partido y aquella videoconferencia en la que se dirigían a todos nosotros fue determinante para despejar las dudas que teníamos. Es importante en momentos de tanta incertidumbre que te den certezas de una forma clara.

 

¿Cuáles crees que son las cualidades más importantes que debe tener un buen delegado?

Lo principal es tener ganas de hacer un buen trabajo. Este trabajo te puede llevar fácilmente al desánimo, por eso un buen delegado tiene que tener una fortaleza en este sentido bien trabajada y claridad en los objetivos, la perseverancia y la honestidad siempre ayudan

Muchas gracias por tu tiempo y por tu ejemplo



Dejar un comentario

Todos los campos son obligatorios.